PrincipalFamiliaMujeresJóvenesNuevo Test.Antiguo Test.
Power PointFalsas Doc.SicologíaDirectorio/EnlacesNoticiasTérminos

Respeto en El Escudriñador
Contact Us
Los comentarios o artículos hechos por hermanos son responsabilidad de quienes los escriben y no implican la posición del editor de esta página. Si algún lector difiere en posición o creencia de quien escribe, tiene la opción a réplica y el espacio se le dará siempre y cuando se guarde respeto al que difiere y no personalice el tema. Ser objetivos y constructivos será nuestra línea, y evitar la confrontación personal será una de reglas principales.  De igual manera, si algún lector difiere del editor, hay espacio para que se exponga lo opuesto, pero  por supuesto se evitará el personalismo, al menos de este servidor.  
E
L
scudriñador

Sin duda que las escrituras son claras en cuanto al mandamiento y forma de ser bautizado
DOCTRINA DE BAUTISMOS
Hebreos 6:3 
SENTIDOS Y USOS DEL TÉRMINO "Bautismo
Es importante que entendamos los usos y sentidos del término “bautismo”; en ocasiones se usa en sentido literal y en otras en sentido simbólico, este segundo tiene un sentido espiritual al que hemos de poner atención. En Hebreos 6:2 se habla de “la doctrina de bautismos”, eso da a entender que los hermanos del primer siglo hablaban de bautismos y no de un bautismo, aunque hemos de notar que en Efesios 4:5 se habla de “un bautismo”. En las reglas de hermenéutica 
 se ha de recordar que debe de considerarse el termino en su contexto y no sacar la idea o pensamiento de su contexto. Entonces al querer entender una enseñanza nos conviene consultar el contexto de esa enseñanza, además de otros pasajes en otras partes de Las Escrituras en donde se habla del mismo tema, o al menos en donde se usa la misma palabra en el mismo sentido o en su caso en sentido opuesto. 
1ª. Corintios 10:2 “Todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar”; era aproximadamente el año 1462 antes de J.C. cuando este evento inicio, y este bautismo se prolongó por 40 años porque durante todo ese tiempo la nube estuvo sobre el pueblo. El pueblo se sumergió en el mar sin agua (consideremos el desnivel) pues paso en seco, y además fue cubierto por la nube al andar caminando por el desierto. Este bautismo indica la salvación y protección del Dios de Israel, es una expresión que se refiere a ser cubierto, pero en un sentido simbólico y espiritual. Es obvio que el sentido literal no encaja porque el contexto y las reglas de interpretación no lo permite. Pero este sentido nos deja un precedente de como se puede usar y aplicar el término bautismo, y que además de tener un uso literal indica protección y salvación.  
EL BAUTISMO 
EN EL MAR Y LA NUBE
EL BAUTISMO EN LOS DÍAS
 DEL SEÑOR JESÚS Y JUAN EL BAUTISTA
Lucas 3:1-9 “El fue por toda la región contigua al Jordán, predicando el bautismo del arrepentimiento para perdón de los pecados”. Sería probablemente el año 28 de nuestra era cuando este evento se dio, era cuando algunos Judíos deseaban ser bautizados por Juan para mostrar su arrepentimiento y ser perdonados. Hemos de inferir que ese fue el mensaje que Juan recibió de parte de Dios, y aunque no hay una revelación escrita en la que se le diga a Juan cual era el propósito del bautismo, la inferencia es necesaria. El mensaje era que los Judíos se arrepintieran de los pecados que habían estado cometiendo en contra de la ley de Moisés, y que pusieran atención del mensajero que vendría detrás de Juan. Así se habrían de preparar para recibir al Mesías que ya antes se profetizó y que vendría a darles libertad  para reinar en el trono del rey David. Así que el bautismo era la obra de obediencia, aunque este bautismo no era para salvación del alma, mucho menos para nacer de nuevo y ser parte del reino de Dios.
Juan 3:1-5 “El que no naciere del agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios”; El Maestro desde el inicio de su ministerio enseño sobre la importancia de ser sumergido en agua, y desde los días de Nicodemo dejo establecido que era para nacer a una vida nueva, a un estilo de vida nueva y viviendo diferente al mundo. En este contexto de Juan se habla para ser parte del reino de Dios, obviamente los oyentes del Maestro pensaban en un reino terrenal, en un reino literal en donde habría un trono y un rey con corona material. Hasta este texto de Juan capítulos 3 y 4, El Maestro no les aclaraba a sus oyentes que su reino nada tenía que ver con lo material, digamos que no era el tiempo ni el momento de aclarar ese misterio del que Pablo dejo escrito en la carta a los Efesios. Juan 4:1-2 dice “Jesús hace y bautiza más discípulos que Juan”; su fama se extendía, así como sus seguidores que habrían de ser testigos de las maravillas y milagros que haría en los siguientes dos años, y hasta los días de su resurrección. Tengo mis dudas que durante los días del Maestro en la tierra ese bautismo que se implementaba allá sido para salvación y ser parte del reino de Dios. La razón de mis dudas es que aún no existía el reino y el nuevo pacto no entraba en vigencia, la sangre de El Hijo de Dios aun no se derramaba y El Cordero aun estaba con vida en esta tierra. Algo que hemos de notar es que no están registradas cuales eran las palabras que Juan El Bautista decía al momento de sumergir a las personas en las aguas, ni tampoco se mencionan las palabras o instrucción que El Maestro dijo a los apóstoles que dijeran al momento de sumergir a las personas en las aguas. El propósito principal era preparar a las personas para la venida del reino de Dios (La Iglesia), y que habría de ser un reino espiritual, lo cual los discípulos aun no comprendían con claridad. 
Mateo 28:19-20 “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”. Estas son las palabras e instrucciones que El Hijo de Dios les da a sus discípulos después de haber derramado su preciosa y santa sangre, y después de haber resucitado. Ahora ese bautismo tomaba otra dirección, los propósitos habrían de ser cumplidos al ofrecer su cuerpo santo y ofrecer su preciosa sangre en propiciación o sacrificio. Ahora bien, nuestra cultura y forma de pensar difícilmente nos ayuda a comprender a plenitud este misterio que Dios tenía oculto desde los días de la antigüedad. Sin embargo, para los Judíos y gentiles de noble corazón esto si tenía sentido fácil de comprender porque estaban habituados a ofrecer sacrificios por sus culpas y pecados. Su mente estaba ya estructurada a que se ofreciera algo por sus defectos, no así nosotros que vivimos en una cultura diferente. De allí que algunos de nosotros no le damos mucha importancia a que alguien derrame su sangre por nuestros pecados contra El Dios de los cielos.     
EL BAUTISMO PARA PERDON DE PECADOS
 Y NUEVO NACIMIENTO
Este bautismo que mando El Maestro ha quedado sellado y validado por la sangre de Jesucristo, es parte del nuevo pacto en el que se da la enseñanza, y que en el antiguo testamento no se había dado. Es un mandamiento que implica la salvación del mundo de las tinieblas y que conlleva el traslado al reino del Hijo de Dios; Colosenses 1:13 “El cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo”. Sin duda que ese reino que menciona Pablo es el mismo reino del que hablaba El Señor Jesús en el evangelio de Juan, y al nacer de nuevo no solo se le añade a la persona a ese reino, sino que además es salvo de su condición de pecador para estar a salvo de la condenación. 1ª.Pedro 3:21 “El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva”. Entonces hemos de comparar el bautismo en agua entre los días de Juan El Bautista y El Señor Jesucristo antes de morir, con el bautismo en agua ya después de resucitar El Maestro, los propósitos y resultados son diferentes. El cuerpo de la persona ha de ser sumergido en agua, ésta ha de cubrir completamente como sucede en el caso de la sepultura. Romanos 6:3-4 ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con El para muerte por el bautismo”. Confío en Dios que ha estas alturas muchos de los que leen este artículo tengamos en mente que aquí la palabra muerte se refiere a la separación del mundo, a una separación del pecado y del mundo en sus practicas mundanas, las cuales van en contra de la ley de El Dios de los cielos. Hechos 2:38 “Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo”. La revelación del Espíritu Santo al escritor Lucas y las palabras del apóstol Pedro son claras y sencillas, no se requiere mucho estudio secular y tampoco tanta inteligencia terrenal para comprender los propósitos de este bautismo mandado no solo por El Espíritu Santo sino previamente dicho por El Maestro.     
Juan El Bautista ya lo había dicho a los futuros seguidores del Señor Jesús; Mateo 3:11-12 “Él os bautizará en Espíritu Santo y fuego”; Marcos 1:7-8 “Pero él os bautizará con Espíritu Santo”, hay una diferencia entre Mateo y Marcos, y es el término “fuego”. Pero concuerdan en la promesa hecha por El Señor Jesús, esa promesa que se habría de cumplir unos tres años después de las palabras de Juan. El Señor Jesús se las recordó a sus discípulos antes de despedirse de ellos, y les dio la orden de que no se fueran de Jerusalén para cumplimiento de este bautismo. Hechos 1:4-5 “Vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días”. Este bautismo no esta conectado con el perdón de pecados, con la salvación y por ende tampoco con el agua. Era un bautismo en el que estaban incluidos los dones de Dios para el inicio del reino (Iglesia), esos dones eran algo así como los andamios de un edificio que habrían de ayudar al inicio de la construcción del edificio de Dios aquí en la tierra. Hemos de hacer una diferencia entre los dones naturales que todos tenemos y los dones divinos; profecía, ciencia, don de lenguas, sanidad, palabra de sabiduría, palabra de ciencia, fe, discernimiento de espíritus, e interpretación de lenguas, solo por mencionar algunos.
EL BAUTISMO EN ESPÍRITU SANTO Y FUEGO
Estos dones divinos fueron necesarios porque aún no estaba revelado lo que hoy conocemos como el nuevo testamento; estos dones pueden dividirse en dos grupos, dones para instrucción y dones de confirmación. Estos dones de confirmación eran para probar que quienes hablaban eran enviados por el Dios que daba el don de sabiduría, ciencia, profecía, lenguas más interpretación, o algún otro don por el que se revelaba alguna enseñanza. El Creador ya tenía en sus planes bautizar o cubrir con su Espíritu a quienes participaran en el inicio de su reino; Joel 2:28-32 “Y después de esto derramare mi Espíritu sobre toda carne”, esta fue una profecía que se hizo unos 800 años antes de la venida del Señor Jesús. Por eso hemos de afirmar que Dios ya tenía planeado este bautismo con El Espíritu Santo, como seguramente el bautismo en agua. Algunos de los primeros cristianos tuvieron la bendición de ser cubiertos y protegidos por el Espíritu de Dios para llevar a cabo la obra que Dios deseaba que llevaran a cabo, aunque tuvieron que ser sumergidos también en fuego. Este fuego sin duda que se refiere a las pruebas por servir a Dios, este fuego que servía para purificar o perfeccionar su fe. 1ª. Pedro 1:6-9 “Para que sometida a prueba vuestra fe, mucho mas preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego”. Los hermanos tuvieron ese privilegio de gozar del poder de Dios en ellos, pero no estaban exentos de ser probados para mostrar su obediencia a Dios.     
EL BAUTISMO EN SUFRIMIENTO
 (FUEGO)
Lucas 12:50 “De un bautismo tengo que ser bautizado; y, ¡Cómo me angustio hasta que se cumpla! El Señor Jesucristo usa aquí el término “bautismo” en conexión con los sufrimientos que le habrían de llegar, nadie dudaría que El Maestro de refiere a esa etapa de ser cubierto o sepultado en sufrimientos. El resto del pasaje esta hablando de esta etapa que ya estaba llegando, el tiempo de las pruebas para aquellos que habrían de obedecerle y seguir sus enseñanzas, aun dentro de la familia los seguidores del Señor Jesús tendrían pruebas y sufrimientos. Entonces aquí el termino bautizar está en relación con la etapa de dolor; hay un pasaje más en donde El Maestro usa el termino bautizar en relación con el dolor. Marcos 10:35-38 ¿Pueden ser bautizados con el bautismo con que yo soy bautizado? Jacobo y Juan se habían atrevido a pedirle al Señor un lugar privilegiado en el reino que ellos pensaban que vendría, y no se esperaban que El Maestro les haría una pregunta que tendría relación con el dolor. Pero ellos de una forma valiente dijeron a su Señor que, si estaban dispuestos a ser sumergidos en esas pruebas de dolor, por supuesto que esto fue solo de palabra al momento, porque a la hora que El Señor fue arrestado y crucificado estos apóstoles no pasaron las pruebas, aunque como sabemos en el libro de los Hechos se registra su obediencia y disposición a ser bautizados en pruebas y dolor. Entonces el termino “bautizar” no se usa solo en conexión con el agua, ni se refiere solo a ser cubierto y protegido como en el caso de los hebreos al salir de Egipto. 1ª. Corintios 15:29 “De otro modo, ¿Qué harán los que se bautizan por los muertos, si en ninguna manera los muertos resucitan? ¿Por qué, pues, se bautizan por los muertos? 
Algunos comentaristas se atreven a afirmar que algunos hermanos de Corinto tenían la práctica de ser sumergidos en el agua para que los que ya habían muerto fuesen salvos y añadidos al reino de Dios, esta práctica es poco probable que los hermanos la hicieran por la sencilla razón de que estaba muy claro que el bautismo es un acto de obediencia individual, y que El Señor Jesús dejo muy claro en la gran comisión; “el que creyere y fuere bautizado” Marcos 16:16. La explicación mas razonable para este pasaje de 1ª. a los Corintios es que algunos hermanos estaban dispuestos a ser sumergidos en dolor por la sencilla razón de que tenían la esperanza de ver a los hermanos allá en el hades. Es decir, a los hermanos de Corinto y del primer siglo no les importaba sufrir o ser sumergidos en sufrimiento porque sabían que después de la muerte había otra vida, y que allá estarían cerca de quienes ya habían sufrido y partido por causa del Señor Jesús. El contexto de 1ª. Corintios capitulo 15 es la resurrección de los muertos, y en ese contexto se habla de las pruebas que Pablo había pasado por ser discípulo de Jesucristo, y es en ese contexto en el que se habla de ser bautizado por los muertos, o por causa de quienes ya habían partido de este mundo.     
Para concluir, su servidor ha encontrado en las escrituras al menos cinco bautismos; el de la nube y el mar, el de Juan El bautista y El Señor Jesús, el del nuevo nacimiento, el del Espíritu Santo, y el de fuego o pruebas. Los cinco podemos dividirlos en tres etapas; de Moisés a Juan El Bautista, de Juan El Bautista al sacrificio del Señor Jesús, y de la resurrección del Maestro hasta nuestros días. Dios tenía sus propósitos en cada bautismo, en cada época lo aplico de acuerdo con sus propósitos, y los seres humanos pasaron y disfrutaron de ese bautismo tal y como El Creador lo planeo. Ahora a nosotros nos toca entender cuáles eran los propósitos de esos bautismos. En los días del escritor del libro a los hebreos se hablaba de bautismos, había doctrinas de bautismos, y seguramente los oidores ya estaban familiarizados con esos temas porque el escritor a los hebreos consideraba esas doctrinas como básicas o fáciles de entender y que ya era tiempo de dejar esos rudimentos o principios. 
Julio 9, del 2018
Mario Peña Nieto